El Puerto Noticias
Noticias desde el Puerto de Ilo

El proyecto minero que necesita el sur del Perú para reactivar la economía

El sector minero ha alcanzado el 95% de sus actividades productivas, después de la reducción de las operaciones debida a la cuarentena destinada a prevenir el contagio de coronavirus. Asimismo, las inversiones proyectadas para este año (entre ellas, Mina Justa en Ica) han retomado sus actividades. Sin embargo, el proyecto Quellaveco en Moquegua está con atraso, y la ampliación de Toromocho en Junín deberá levantar las observaciones presentadas a la Modificación de Estudio de Impacto Ambiental (MEIA).

Asimismo, después de los anuncios del Ejecutivo, de destrabar las inversiones pendientes –entre ellas US$ 68,000 en proyectos mineros, el 80% de cobre– el proyecto de cobre Tía María en Arequipa continúa paralizado, aunque ya tiene la licencia de construcción de mina expedita para iniciar operaciones. Lamentablemente el Ejecutivo no impone –como debería ser un Estado respetuoso del derecho– el cumplimiento de las leyes y la Constitución. La licencia de construcción de mina del proyecto Tía María fue ratificada por el Consejo de Minería (CM) después de un proceso de impugnación presentado por las autoridades del Gobierno Regional de Arequipa (GRA). Para el asombro de los peruanos, tanto el Ejecutivo como el GRA se han puesto de espaldas al proyecto de cobre arequipeño

No extraña, entonces, los resultados del Índice de Atracción Global elaborado por The European House-Ambrosetti, institución especializada en evaluar la capacidad de los países frente a las inversiones. De las 144 economías globales calificadas, Alemania –por tercer año consecutivo– encabeza la lista, seguido de Estados Unidos, Singapur (hace poco más de cincuenta años, un conjunto de aldeas pobladas de campesinos y pescadores pobres), Japón, Reino Unido, Hong Kong, China, Canadá, Corea del Sur y los Países Bajos. De los 19 países evaluados de la región Latinoamericana destacan (en orden de condiciones favorables para las inversiones) Brasil, México, Chile, Uruguay, Panamá, República Dominicana y Perú (por delante de Argentina, Honduras, Venezuela, Haití y otros países). En general, según el Índice de Atracción, Perú ocupa el puesto 82 de las economías mundiales evaluadas, por debajo de Líbano, Argelia, Armenia y otros países.

Según los investigadores de The European House-Ambrosetti, debido a la crisis social y la recesión económica provocada por el coronavirus, los países hacen innovaciones urgentes para atraer inversiones. ¿Sucede eso en el caso peruano? Lamentablemente durante la pandemia el ambientalismo marxista no ha descansado en sus pretensiones de bloquear los proyectos mineros en nuestro país.

No obstante y pese al clima adverso a las inversiones, Southern Peru –concesionario del proyecto Tía María– mantiene la fe en el país y cumple todos sus compromisos. La minera ha invertido más de US$25 millones en proyectos relacionados con la educación, salud, agricultura, ganadería, cuidados del medio ambiente y emprendimientos locales en la provincia de Islay. Un total de S/ 3.20 millones fueron destinados a la elaboración de los estudios para construir el hospital de Alto Inclán y de Cocachacra. Asimismo, otros S/ 22 millones fueron destinados al proyecto de agua potable para la provincia de Islay.

Al comunismo, organizado en oenegés y gremios sociales, no le interesa la producción de cobre por lixiviación (el método más amigable con el medioambiente) de Tía María ni tampoco el 0.4% que le agregará a la producción nacional. En los 20 años de vida útil de la mina, previstos por Southern, con los S/ 5,600 millones por canon y regalías generados se podría construir siete hospitales y 17 centros de salud, 183 colegios, 220 kilómetros de redes de agua potable, 300 kilómetros de vías asfaltadas. Arequipa recibiría S/ 273.4 millones cada año por canon y regalías; y la provincia de Islay, más de S/ 100 millones al año. El incremento de los presupuestos serviría para obras excepcionales que la población reclama.

No se entiende la lógica de los dirigentes antimineros. En oposición a los intereses nacionales, planean movilizaciones contra Tía María para cuando se levante el confinamiento en Arequipa, que ha dejado una megarrecesión económica y, en Arequipa, numerosas muertes. A las dirigencias ideologizadas no les interesa la recuperación del país, la reducción de la pobreza o la generación de empleos que se logran con las inversiones.


Créditos: Montoneros

También podría gustarte
Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más