LO ÚLTIMO: Se permitirá congelar hasta 90 días las deudas financieras

Por: Fernando Cuadros y Christian Silva

Norma. Aplicará para quienes no hayan pagado sus cuotas en los últimos 3 meses. En el caso de los créditos de consumo, se estima que 8 de cada 10 ciudadanos con deudas estarían comprendidos. Autógrafa será promulgada una vez que sea enviada al Poder Ejecutivo, afirmó el presidente Vizcarra. Especialistas piden transparencia en el proceso.

Tras consenso con el Ejecutivo y para atender la situación financiera de millones de personas, afectadas por la pandemia de la Covid-19, el Congreso aprobó la reprogramación con bajas tasas y congelamientos de créditos de personas naturales y de las micro y pequeñas empresas (mypes).

Ayer el presidente Martín Vizcarra indicó que la autógrafa aún debe llegar al Gobierno, pero que “apenas nos lo pasen, inmediatamente lo promulgaremos”. “Hay muchos peruanos que tenían alguna deuda con el sistema financiero. Con la pandemia perdieron su trabajo o ingresos y no pueden pagar las cuotas al banco”, expresó.

Por su parte, una de las gestoras de esta norma consensuada, María Alva, ministra de Economía y Finanzas, precisó que con las anteriores medidas de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) se reprogramaron más de S/ 120.000 millones y que el 75% de personas comprendidas comenzaron a pagar sus deudas.

Beneficiados

Según la autógrafa de ley, los créditos que podrán aplicar son los de consumo y préstamos personales de hasta S/ 10.000, los créditos vehiculares de hasta S/ 50.000, los hipotecarios no mayores a S/ 250.000 en primera y única vivienda, y los préstamos a mypes de hasta S/ 20.000.

Se trata de 7,5 millones de potenciales beneficiados, entre personas naturales y jurídicas -mypes-, señaló Antohny Novoa, presidente de la Comisión de Economía.

A ello, José Luna, presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor, indica que abarcaría a 2 millones 300.000 personas en créditos de consumo revolventes (88% de la cartera), 2 millones 100.000 en no revolventes (66%), 2 millones 240.000 con créditos hipotecarios (77%) y 2 millones 240.000 con créditos mypes (97%).

El restante son los beneficiados por créditos vehiculares, incluidos en el texto consensuado, los que llegarían a 610.000.

De acuerdo a datos de la SBS, la cartera de deudores en el sistema financiero abarca a 5 millones 190.420 personas -aun si tienen más de un tipo de crédito- en consumo.

Según el economista Enrique Díaz, esto implicaría que 8 de cada 10 personas podrían reprogramar sus deudas por préstamo personal, pero advierte que se daría en el sentido más conservador porque no todos se acogerían a la medida.

“Es un incentivo, quiere decir que los bancos adoptarán o no en función de si les conviene hacerlo. Además, habrá una porción de la cartera que no necesariamente vea un beneficio marginal, porque tiene un crédito no muy grande del que quiere salir en seis meses y se siente cómodo”, puntualizó el también presidente de la consultora MC&F.

Pero no todos podrán acceder a este programa de garantías del Gobierno. Los ciudadanos o mypes solo podrán acceder a uno de estos beneficios. Están excluidas las personas con negocio y las empresas que se acogieron a uno de los programas crediticios del Estado, y los que tienen créditos del Fondo Mivivienda.

Además, las mypes no pueden tener deudas tributarias exigibles de cobranza coactiva mayores a 1 UIT (S/ 4.300).

Cabe recordar que este texto se elaboró tras más de 6 horas de trabajo entre Novoa, Luna y Alva y sus equipos técnicos respectivos mientras se desarrollaba el pleno del Congreso. Así se obtuvo el apoyo mayoritario de los parlamentarios, pese a algunas críticas hechas. Tras la aprobación de la autógrafa, Alva Luperdi dejó el Palacio Legislativo.

En adelante, existe una mejor perspectiva que normas trascendentales como la de ONP o AFP puedan trabajarse de la misma forma consensuada. “Si no se hubiera pechado al Ejecutivo, no se tendría la garantía”, precisó Novoa. En tanto, Luna resaltó que el Ejecutivo “puso el aval para que se comprometan (los créditos) y no se vaya al Tribunal Constitucional”.

Reprogramar y congelar

La propuesta además, y principalmente, implicará reducir 15% las tasas de interés de hasta 10%, y podrá disminuirse hasta un 25% si el interés es mayor al 31%.

El porcentaje de la garantía varía. En crédito de consumo: de 60% y 80% por préstamos hasta S/ 5.000; 40% y 80% por deudas que no superen los S/ 10.000, dependiendo si se canceló la tercera parte o dos tercios de la cuota del cronograma de pagos.

Para las mypes y los créditos vehiculares, la garantía es de 40% o 80%, y en el hipotecario, de 50% o 80%.

El programa de garantía del Estado abarca por hasta S/ 5.500 millones.

Además, los congresistas destacan el congelamiento de deudas por 90 días (3 meses). Según la autógrafa, cada entidad del sistema financiero podrá aplicar ello en los créditos de consumo y personales, los de mype y los vehiculares, independientemente al programa de garantía.

Esto será para los deudores que no realizaron pagos en los últimos 3 meses previos a la publicación de la norma.

“Para acceder al programa sí o sí tiene que reducir la tasa (el banco). De lo contrario, no aplica la garantía. Van a aceptar porque no les conviene tener una cartera dudosa”, subrayó el congresista Novoa.

Trasfondo

Juan José Marthans, director de Economía PAD de la Universidad de Piura, considera que el proyecto aprobado en el pleno del Congreso alberga buenas intenciones pero la medida de su real efectividad dependerá de cómo opere.

“Este instrumento llega un poco tarde tras las recomendaciones hechas tiempo atrás. Es importante que se incluya ahora, pero se hace tarde y en un marco de ruido político”, dijo.

Alude que lo más delicado del programa es su operatividad, ya que basta con la garantía. “No necesariamente puede beneficiar a los segmentos poblacionales que buscamos apoyar. Para evitar deformaciones o mal direccionamiento de la canalización de estos recursos, hay que ser muy finos en las políticas de transferencias y de rendimiento de cuentas de las entidades bancarias que usarán las garantías”, precisó.

Reiteró que se debe ser transparente con las características de los préstamos, prestatarios beneficiados y las reducciones de crédito, así como en las mejoras de condiciones de plazos y periodos de gracia.

Jorge Carrillo Acosta, economista y docente de Pacífico Business School, reconoce que el proyecto es coherente porque insta a los bancos a reducir sus ingresos y cobrar menos tasas, por la garantía del Estado.

“Es una medida adecuada que beneficia a todos: al cliente porque le reduce la cuota y al banco, porque va a poder tener una mejor calidad de cartera. Los poderes del Estado están contentos porque coordinaron en conjunto a favor de la población”, argumenta.

Por su parte, estima que serían 4 millones de deudores en el país, entre personas y mypes, los que se beneficiarían de las condiciones económicas más desfavorables, aunque consideró que falta ver si genera interés en los bancos y si estos tienen motivación para aplicarlo.

“Si el cliente deja de pagar las primeras cuotas, ‘yo no te cubro nada’, dice el Estado. ¿Qué pasa si el cliente no tiene esa posibilidad? No te garantiza nada el Estado. Entonces, ¿para qué reprogramar? No tiene que ver con la intención del banco mismo, sino con el carácter del cliente. Por ahí puede haber una falla técnica”, puntualiza Carrillo.

70 días para acogerse a la reprogramación

Las personas o mypes que deseen acogerse a este programa lo podrán hacer en un plazo de 70 días hábiles tras la publicación de la norma.

Las entidades del sistema financiero deberán atender las solicitudes en 15 días calendario.

Como señala el texto, se necesitará de un decreto supremo para que se otorgue la garantía estatal, bajo los términos y condiciones que establezca el reglamento operativo.

El MEF tiene un plazo de 10 días para aprobar el reglamento operativo.

Asimismo, la Contraloría General de la República deberá emitir su respectivo informe en un plazo de 4 días hábiles.

La Cofide tendrá la administración del programa de garantías del Estado.

El dato

De acuerdo. Javier Ruiz Caro, presidente de la Federación Peruana de Cajas Municipales de Ahorro y Crédito, señaló que la medida aliviará la presión en los clientes con dificultades de pago. “En algunas cajas el repago llega al 70%”, sostuvo.

La palabra

Martín Vizcarra, presidente de la República

“Hay muchos peruanos que tenían alguna deuda con el sistema financiero. Con la pandemia, perdieron sus trabajos o ingresos y no pueden pagar sus cuotas. Apenas nos pasen la autógrafa, inmediatamente lo promulgaremos”.

María Alva Luperdi, ministra de Economía

“Se reprogramaron más de S/ 120.00 millones y con la reapertura económica el 75% de personas que reprogramaron sus deudas ya han comenzado a pagar. La recuperación de la economía necesita que las personas accedan a créditos”.

Juan José Marthans, director PAD-UdeP

“Es importante para evitar deformaciones o mal direccionamiento de los recursos (en el programa), ser fi nos en las políticas de transferencias y de rendimiento de cuentas en las entidades bancarias que usarán las garantías del Estado”.

Créditos: La República

También podría gustarte