Viviano Paredes, el niño ancashino que burló y desató la ira de los chilenos | 1980

A fines de 1880, Chile invadió nuestro país y dio inicio a la famosa ‘Guerra del Pacífico’, enfrentamiento que duró cinco largos años. Apenas se supo del inicio de la guerra, los alumnos del 4º y 5º año de Secundaria del Colegio “La Libertad” de Huarás (o Huaraz), se alistaron en las filas del ejército.

Según registros de la época, hasta el final de la guerra, se calcularon que un total de cinco mil ancashinos participaron de la contienda. Uno de ellos fue un humilde zapatero, a quien siguió tercamente su pequeño hijo de apenas 11 años. Este niño, de nombre Viviano Paredes, escribiría una de las páginas más sublimes del heroísmo infantil.

Foto referencial de un niño de la época

“Viviano Paredes ayudaba a los soldados alcanzándoles pólvora y municiones. cuando las tropas chilenas asaltaron la trinchera donde se encontraba el niño, mataron al portaestandartes del batallón y tomaron la bandera para declarar ejecutada su victoria; es entonces cuando surge entre el humo de los disparos el pequeño Viviano Paredes y en un acto de sublime heroísmo arrebata el glorioso bicolor nacional a los chilenos retornándolo a las filas peruanas”, se lee en el escrito.

Al darse cuenta de que fueron  burlados, los soldados chilenos dirigieron con ira sus disparos contra el cuerpo del pequeño. Gravemente herido, en un supremo esfuerzo, logró llegar con la bandera peruana y la entregó a la trinchera de los defensores.

En tanto, el escritor e historiador José Luis Torres también recoge el gesto inmortal del menor. Nos cuenta, además, que falleció desangrado en los cerros de San Juan, el fatídico 13 de enero de 1881.

Viviano Paredes fue un niño héroe de la guerra con Chile. Su ejemplo permanece en la historia y como un homenaje en tiempos de crisis, debemos buscar íconos que nos permitan elevar en la niñez y juventud, la conciencia cívica y moral.

Recopilado por José Antonio Salazar y publicado en el libro Tradición histórica Oral Ancashina.