Apropiémonos de la única palabra fiel, la palabra que es creíble: “La Biblia”

MarioRospigliosi