La UNSA entrega canastas y celulares a ingresantes en extrema pobreza

Un grupo de ingresantes a la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, que radica en Apurímac, Puno, Cusco y la provincia de Islay, recibieron las primeras canastas de alimentos y celulares con internet para realizar sus clases virtuales.

Ellos formaron parte del examen extraordinario con vacantes supernumerarias del último sábado en el estadio de la UNSA, dirigido a personas en pobreza y pobreza extrema. La Oficina de Bienestar Universitario se contactó con ellos para que recibieran su ración de alimentos y los equipos celulares.

En total son mil 770 los estudiantes que recibirán canastas al ser considerados en situación de vulnerabilidad. Además, un total de 2 mil 976 estudiantes recibirán equipos para conectarse a sus clases.
La máxima autoridad Agustina, Dr. Rohel Sánchez Sánchez, indicó que el apoyo a los estudiantes es una de las prioridades de la universidad, que tiene como objetivo central el desarrollo de la persona.

“Al ser una población vulnerable nosotros los apoyamos con conectividad y alimentación, para que la única preocupación de estos jóvenes sea estudiar, para crecer como profesionales y contribuyan a la sociedad en diversos aspectos”, dijo el Rector agustino.

Una de las beneficiadas es Liz Milagros García Curitimay, una jovencita de 17 años, que llegó desde el distrito de Haquira, provincia de Cotabambas – Apurímac, para rendir su examen en el Estadio Monumental de la UNSA. El esfuerzo que hizo para viajar 15 horas valió la pena pues ingresó a la carrera de Educación en la especialidad de Idiomas.

La jovencita contó que muchos de sus compañeros deciden abandonar Apurímac para estudiar una carrera superior en otras regiones. Ella escuchó de las oportunidades que brindaba la universidad arequipeña y el alto nivel académico que tiene, por lo que al ver que ofrecían un examen gratuito se arriesgó y postuló.

“Estoy muy agradecida con la Universidad, desde hace tiempo mi sueño era ser profesora, para educar y ayudar a los niños de mi localidad. No hay una carrera profesional en educación por donde vivo” contó.

García Curitimay comentó que para estudiar en Haquira debía caminar media hora hasta llegar a su colegio. Siendo la mayor de sus 5 hermanos espera ser un ejemplo para ellos. Espera que la UNSA siga dando estas oportunidades para que ellos también puedan postular.

Otros cachimbos que ingresaron con ella y que también recibieron alimentos y celulares fueron José Luis Quispe Zelada, de Punta de Bombón – Islay, que ingresó a Administración; Yosy Lucero Vega Manchego, de Chumbivilcas -Cusco, que alcanzó una vacante para Administración; Luis Miguel Ticona Oropeza, que llegó de Lampa – Puno, e ingresó a Educación con especialidad en Ciencias Sociales.

También podría gustarte