Amenazan de muerte a sacerdote que dijo que el comunismo es enemigo de la Iglesia

Desconocidos amenazaron de muerte al P. Omar Sánchez Portillo, secretario general de Cáritas Lurín y conocido por su amplia labor solidaria a favor de miles de personas necesitadas en Perú, luego de haber criticado al comunismo en una homilía.

El 23 de mayo el sacerdote recordó en una Misa que el comunismo es enemigo de la Iglesia y que varios beatos peruanos fueron asesinados por el grupo terrorista Sendero Luminoso, que se declara marxista, leninista y maoísta. El sábado el Papa Francisco aprobó la beatificación de la religiosa María Agustina Rivas López, “Aguchita”, asesinada en 1990 también por los senderistas.

El Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso, calificado como uno de los más sanguinarios grupos terroristas, apareció en 1980 y causó decenas de miles de muertes en todo el país.

El sacerdote hizo esta precisión sobre el comunismo a dos semanas de la segunda vuelta electoral para elegir al nuevo presidente del Perú. Los candidatos son Pedro Castillo, del partido comunista Perú Libre; y Keiko Fujimori, de Fuerza Popular. La votación será el 6 de junio.

En una publicación en su cuenta de Facebook tras haber recibido las amenazas, el P. Omar Sánchez precisó que ha “hablado con la verdad y solo he enseñado con claridad lo que enseña la Santa Madre Iglesia. Salvo que alguien me demuestre lo contrario”.

“A los que me amenazan de muerte, me insultan, me ofenden, me difaman, y engañan y mienten sobre mí, los amo en Cristo Jesús y los perdono. Rezo por ustedes”, agregó el sacerdote.

En declaraciones a ACI Prensa este 26 de mayo, el P. Omar Sánchez dijo que “la gente piensa que las amenazas vienen del lado de Pedro Castillo pero no son de ellos. Han sido llamadas después del sermón del domingo”.

El P. Omar dijo a ACI Prensa que “me llamaron tres personas diferentes amenazando con que me iban a matar. ‘Te vamos a perseguir por apoyar a Keiko, te vamos a perseguir’, me dijeron”.

“Puede ser cualquier persona. No sé de dónde vienen las amenazas. He llamado a los teléfonos al día siguiente y están siempre apagados. También hubo insultos en Facebook, ya sabes cómo son las redes”, agregó.

El sacerdote dijo que pese a las amenazas está tranquilo y sigue realizando sus labores normalmente.

“No van a paralizar mi vida. Me he reunido con mi obispo y he sentido su respaldo. Eso me da tranquilidad. No le daría más importancia a las amenazas”, comentó el P. Omar.

Créditos: aciprensa

También podría gustarte